carrusel_home1carrusel_home2carrusel_home3Carrusel CapitolioCarruselVistaMalecon

La pandemia ha transformado nuestro mundo, lo cotidiano ha dejado de serlo, se implanta el comercio electrónico, la digitalización abarca nuestras relaciones sociales y laborales. Vamos menos al gimnasio pero se venden más bicicletas. Hemos cambiamos el cine por las plataformas digitales en streaming. Pero el  COVID no solo ha sido un caos sanitario, la pandemia y la guerra de Ucrania han deprimido la economía mundial y ha provocado un incremento en la brecha social entre pobres y ricos, desigualdades que son más evidentes en países en vías de desarrollo.

Los atardeceres desde el Malecón habanero pueden ser inolvidables

En Cuba los cambios parecen más escabrosos, a pesar de haber producido la única vacuna de Latinoamérica contra el mortífero virus, la caída del turismo ha provocado una inflación descontrolada y un incremento exponencial en el coste de vida.

Bar Daiquirí en Santiago de Cuba. La falta de turistas ha provocado una inflación descontrolada.

La falta de divisas ha provocado la peor escasez de alimentos hasta el momento, sin medicinas ni utensilios en los hospitales. Y no parece que la lentitud de las reformas económicas y la ineficiencia del sistema productivo puedan remediarlo. Ante la falta de divisas el “Ordenamiento monetario” implantó como única moneda el peso cubano, eliminando el CUC que era equivalente al dólar utilizada para adquirir productos importados y respaldada por la reserva de divisas.  Pero al mismo tiempo introdujo las Tarjetas de Monedas de Libre Comercio. Tarjetas de debito, que los bancos ofrecen a los cubanos para recargar con divisas extranjeras y poder así comprar productos importados, es la formula para costear las importaciones.

Bahía de La Habana.  Pescadores inprovisados salen a pescar al atardecer en neumáticos inchables de camión para su sustento y ganar un extra.

Este escenario ha provocado que la supervivencia en Cuba sea un  calvario diario, produciendo una oleada migratoria sin precedentes y de consecuencias inciertas. Las cifras son de record, más de 180.000 cubanos. La administración estadounidense califica esta crisis como la mayor de toda la historia. La migración actual no solo sobrepasa las anteriores, sino que incluso supera la suma de todas aquellas: ni la crisis del Mariel de 1980 donde se embarcaron 125 mil cubanos, ni la crisis de los balseros de 1994 en la que 35 mil cubanos subieron a balsas improvisadas. Es la estampida de jóvenes que nacieron en los noventa, la mayoría con formación universitaria, que no tienen esperanza ni confían que la situación mejore. Por lo que la cifra no deja de crecer. Muchas familias han vendido su casa para poder costear el viaje de los hijos en avión hasta Nicaragua. Es “la ruta de los volcanes” la vía terrestre hacia el norte que implica caer en manos de coyotes y pagar sobornos a funcionarios corruptos.

La imagen del Che en la Plaza de la Revolución de La Habana

Los cortes de suministros de electricidad programados por distritos de Cuba no son solo consecuencia de la dependencia del petróleo extranjero. Sus ocho termoeléctricas están sobre explotadas y obsoletas y sus más de 70 mil grupos electrógenos, adquiridos desde 2004, no han tenido un mantenimiento adecuado por la falta de recambios. Estos equipos junto a la precariedad de la red de distribución con pésima calidad del fluido eléctrico son la causa de la interrupción intermitentemente de la actividad Cubana. Ante la falta de recursos nacionales e inversión extranjera, el gobierno cubano espera poder mejorar la situación en 2030 con las energías renovables.

Fiesta de la Cultura. La Conga en Santiago de Cuba

La situación se vio más agravada y se eternizo a partir de agosto de 2022 con el devastador incendio que arrasó la mitad de los tanques  de la mayor instalación en la isla de reserva de combustible. Las instalaciones quedaron inservibles durante meses y más de 200 mil metros cúbicos de fuel se perdieron. Cuba admitió desde el primer día, no contar con los medios ni tecnología necesarios para combatir este tipo de desgracias. El incendio no tuvo peor consecuencia gracias a la rápida respuesta de México y Venezuela entre otros países que ayudaron con personal, medios y recursos.

Es frecuente encontrar gasolineras cerradas por falta de combustible.

Está escabrosa situación ha transformado en breves años aquella Cuba que conocíamos pre pandemia. Al regresar en verano  de 2022, hemos encontrado otra Cuba. La falta de combustible en las gasolineras limita la movilidad; la falta del suministro eléctrico y los apagones de hasta 4 y 5 horas, nos impide poder pagar con tarjeta o disfrutar del aire acondicionado. El sumun caótico, es cuando encontramos una gasolinera con combustible en la que no funciona el surtidor por falta de electricidad.

En estos tiempor de escasez de alimenmtos es imposible encontrar en Cuba la cerveza Hatuey de fabricación nacional. Fotografía de 2018 en un Stand de la feria popular en Santiago de Cuba.

Incluso es difícil encontrar cerveza en los establecimientos, ante la perplejidad de los turistas. Los locales de ocio ahora limitan su apertura al fin de semana o de jueves a domingo en el mejor de los casos. Los restaurantes privados tienen una carta limitada y suelen tener baja calidad con algunas excepciones. La migración de los jóvenes ha perjudicado el ambiente nocturno cubano, desapareciendo la “farándula”. Estos son solo unos pocos ejemplos pero los cambios son tan considerables que cualquier guía de turismo editada antes de la pandemia ha quedado desactualizada, ya que informan sobre locales de ocio que han cerrado o ha cambiado su ambiente; muchos museos están en reparación o en transformación.

Vista del Capitolio de La Habana desde una calle colindante a la Plaza Vieja.

Pese a todos estos cambios, desde el punto de vista turístico, Cuba continua siendo uno de los países de América Latina más seguros para viajar. Además ahora es más asequible para los turistas, porque la necesidad de los cubanos por cargar sus tarjetas MLC con dinero extranjero, ha disparado el valor del Euro. Así mientras el precio “oficial” en el banco de un € es de 26 pesos cubanos; el valor del € en la calle es de 110 pesos.

Coche clasico en la puerta del Hotel Iberostar Grand Packard

La oferta hotelera en La Habana es muy amplia, en su cielo se vislumbran  varias grúas construyendo hoteles y la oferta de casas particulares continua siendo una buena opción. Para nosotros Cuba continua siendo nuestro principal destino o por lo menos volverá a serlo dentro de unos meses.

Nuestros consejos, son ahora más valiosos que nunca, porque nuestras actualizadas experiencias te ayudaran a disfrutar  y planificar  bien tus vacaciones en Cuba. Descubre la autentica Cuba de nuestra mano, obteniendo los  mejores precios en vuelos y hospedándote en nuestra selección de casas particulares calidad precio.

Vista del Malecon habanero, al fondo se aprecia un hotel en construcción junto al Hotel Habana Libre. Las luces todavía permanecen encendidas porque la ciudad empieza a despertar.

Lo que continua inalterable  son las malas relaciones entre EEUU y Cuba. La situación había mejorado con Obama pero Tramp cerró  la embajada o la Sección de Intereses de los Estados Unidos en La Habana, impidiendo la concesión de 20.000 visados anuales acordados entre ambos países. Joe Biden ha continuado sin conceder los visados impidiendo la migración ordenada.

El embargo estadounidense continua exacerbando a la población cubana, con el único objetivo de provocar levantamientos como los de julio de 2021. Un ejemplo de la actitud de EEUU hacía Cuba, no facilitando medios  de ayuda ante el mayor  desastre medioambiental, provocado por el devastador incendio en la mayor instalación de reservas de combustible de Cuba, que duró 5 días en agosto de 2022; EEUU se limito en dar un asesoramiento técnico.

Las olas golpean el muro del Malecón habanero en los días de oleaje.

Lejos ha quedado aquella Cumbre de las Américas de 2015 en la que Barack Obama y Raúl Castro se dieron la mano y en cuya agenda estaba “la normalización de las relaciones con Cuba”.

Cartel publicitario que se encontraba en las inmediaciones de la Sección de Intereses de los Estados Unidos en La Habana

En 2022 la Cumbre de las Américas celebrada en Los Ángeles ni tan solo fue invitada Cuba, ni Venezuela, ni Nicaragua. A pesar que la Cumbre tenía como punto principal la contención del flujo migratorio hacia el Norte, no se invito a los tres países que sufren las peores crisis migratorias y la tragedia humanitaria tras la pandemia. Esta falta de legitimidad de la Cumbre provocó que los presidentes de México, Guatemala y Bolivia tomaran la decisión de no asistir. La Cumbre ha sido el escenario que confirma la trágica política de los EEUU hacía América Latina, sin iniciativas para solucionar problemas y sin mejorar las condiciones de vida en los países de origen.

La Catedral de La Habana

Quienes aún no han visitado Cuba se apremian por conocerla ante de que pierda su embrujo o se convierta en otro Puerto Rico. La debilidad del David desabastecido frente a Goliat vaticina el posible desmoronamiento final.

 

logo_cuba_lowcost

LOWCOST POR CUBA